17 abr. 2014

Querétaro Hoy

Que felicidad cuando hoy por la tarde, mi hermana mexicana Laura compartió conmigo esta nota que escribió su papá sobre los jardines y callecitas de Queretaro... Gracias a mi familia mexicana por tenerme en sus pensamientos así como yo los tengo a ustedes. Los Quiero!


QUERÉTARO HOY (Jardines y Plazas)
POR CARLOS JIMÉNEZ E. Uno de los grandes valores de Querétaro son sus plazas y jardines que hoy lucen más remozados y atractivos, tanto para los queretanos como para el creciente número de visitantes nacionales y extranjeros a la ciudad.
Y no es para menos, Plaza de Armas, bello espacio que data del siglo XVIII, conjunta armonías y proporciones, con el cuidado permanente de sus prados, bancas y luces, y con un entorno de portales y sedes de poderes que hablan de una ciudad bien organizada, a más de los restoranes y atractivos comercios que la circundan.
Hace tiempo, un amigo que ha viajado por todo el mundo comentaba “esta plaza se puede poner con orgullo en cualquier parte del mundo…” Y hacia arriba, está la recién remozada Plaza del Templo de la Cruz que con la de Los Fundadores ha devuelto a plenitud, a la zona fundacional de Querétaro, su sentido simbólico e histórico.
El Jardín Zenea, que fuera parte del atrio de San Francisco, es el centro de la ciudad con su fuente y monumento a la diosa Hebe, forma parte del espacio señorial que conserva, sin renuncia a la modernidad, el aire de color y serenidad con que fue erigido.
Similar condición se advierte en el Jardín de la Corregidora con su monumento a la heroína erigido en 1910 símbolo de libertad, de independencia y de vida.
Más moderno, pero no menos interesante se encuentra cerca la Plaza Mariano de las Casas construida en la segunda parte del siglo pasado como un espacio para dar vida a uno de los templos más ricos y representativos de nuestra época colonial: Santa Rosa de Viterbo.
Historia honda guarda también el Templo y convento de Santa Clara cuyo jardín, con la Fuente de Neptuno, invita al descanso y al conocimiento del otro gran templo de arte barroco de la ciudad: Santa Clara.
Muy cerca, en lo que fue la huerta del claustro está el remozado Jardín Guerrero, lugar donde hace un siglo se soñó construir la Catedral y que por razones de suelo –era demasiado húmedo- y de la Revolución, no fue posible.
Hoy los lugares de recreo de Querétaro están mejor que nunca: hay visión, cuidado y disposición a reconocerla importancia de los lugares públicos como espacios de convivencia, de discurso popular y de encuentro.
Recordaba ayer caminando por Madero a Marcelo, un amigo argentino que no hace mucho, al preguntarle qué era lo que más le gustaba de México, me dijo: “las plazas y jardines de Querétaro”.

Link a la nota