14 nov. 2009

AC-DC en México

Hay cosas en la vida que de las que uno no se puede privar, una de esas es ver en vivo a AC/DC

No hay palabras que describan lo que los australianos hacen sentir desde el escenario, cada riff de Angus Young, cada grito de Brian Jonhson te hacen erizar lo poros, el rock entra por tus oídos pero no sale... se queda retumbando en tu cabeza, haciendo que el cuerpo pida más y más...

Cuando tome la decisión de venirme a México tuve en cuenta las fechas de los recitales. O los veía acá o lo veía en Buenos Aires. Por eso, el día que se pusieron a la venta los tickets para los shows del Monumental que van a dar en los primeros días de diciembre, fui una de las primeras mil personas en tener su entrada.

Después se dio lo de venirme, y como no quería dejar que pasara más el tiempo por cuestiones X, me puse en campaña para conseguir el boleto (asi se dice en México) para no perderme el show que por suerte vi anoche en el Foro Sol del DF.

Investigando con gente amiga de estas tierras averigüe que el fanatismo que se registro en Argentina, que llevo a agotar 3 funciones en menos de 24 horas, por acá no era el mismo, así que me tranquilice y espere a llegar. Igualmente, el conseguir mi boleto, fue la primer actividad en mi estancia en DF.

El día del show me sentí igual al 16 de octubre de 1996, una fecha marcada a fuego en mi memoria. Recuerdo cada minuto de ese día... el rock que mamamos desde chicos con mis amigos tomaba la forma de un guitarrista bajito con cara de loco y ropa de colegial, ahí estaba Angus... ahí estábamos nosotros viendo a AC/DC en vivo, que por ese entonces presentaban Ballbreaker.

Tomé temprano el metro y me fui al Foro... Estuve físicamente solo todo el show (una costumbre que tuve en varios momentos de mi vida, que si bien tiene lo suyo, no lo recomiendo) pero Maxi, Lucas, Lucio, Naty, Ale, Paco y todos con quienes habia estado en River en 1996 estaban conmigo. Eso me hizo sentir el Rock...

Del show no voy a hablar, ya que seguro lo leerán en los diarios o lo verán en otros lados, no quiero arruinarles nada, solo que se relajen y se dejen vejar por todos y cada uno de los temas...

Como dato anecdótico me quedo con el modo de ver los shows por estos lados. En mi país seguro se tildaría al público mexicano de amargo, porque no saltan descontrolados ni hacen pogo diavólicos, pero creanme que no es nada amargo. Cada uno en su lugar, disfrutando de una fría Cerveza Sol ¡SI CER-VE-ZA! algo impensado en Argentina, pero que acá es muy común, porque el público es civilizado. No solo cerveza se ofrece... choclos, galletas, donas, pizzas, golosinas, gaseosas, jugos y aguas de tamarindo u horchata están en el menú. Y en la zonas VIP hasta daban tequila.

M idea era llevarme la cámara de fotos, pero leí que no me la iban a dejar entrar así que no la lleve. Todo lo que hay es sacado con mi humilde celular. Espero les gusten, son poquitas pero dicen mucho.


Bueno amigos, por ahora es todo, se los quiere y extraña...

Publicar un comentario