5 ene. 2010

Mala racha...

Hoy a la nochecita estaba en mi cuarto viendo una película y recibo un mensaje de una amiga... "Ya podes volverte, se murió Sandro!".
Si bien era algo que todos esperábamos de un momento al otro, la noticia para mí no fue un más de todas las que leo día a día desde estas tierras tan lejanas a mi hogar…

La muerte de Roberto Sánchez no hace más que alimentar un mito propio que tiene relación con mis venidas a México. Cada vez que estoy en estas tierras, o con poco tiempo de diferencia a mi estadía por estos lados se muere una alguna personalidad reconocido en Argentina.

Mi primera vez fue en el 2000, en ocasión del Moot Scout Mundial. Y en ese caso fue Rodrigo, el cantante más éxito y mediático del momento, quien se mato en la autopista que une la ciudad de Buenos Aires con La Plata. Además del adiós al “Potro”, 25 días después de mí regreso se suicida el Doctor René Favaloro.


Una segunda tragedia automovilística empaño mi visita en 2005. El 25 de febrero me encontró en la hermosa Guanajuato y en una visita a un cyber me enteré. Se había matado el gran Norberto “Pappo” Napolitano. Una gran pérdida para el rock autóctono.

Mi siguiente visita, fue entre febrero y marzo de 2008. Esta vez no fue un cantante sino el gran periodista Jorge Guinzburg, quien dos días después de mi regreso, el mismo día de mi cumpleaños, fallecía a causa de una afección pulmonar que lo había hecho retirarse de la pantalla un tiempo antes.

La cuarta vez que pise tierras aztecas fue en septiembre de 2009. Esa vez no tuve nada con que alimentar este mote de “yeta” que alguna vez me pusieron. Pero… a menos de veinte días de mi regreso se murió Mercedes Sosa…


Y así llegamos al adiós al “Gitano”. Esta vez no estoy por un tiempo fijo, no sé cuando me volveré, pero lo que sí sé es que como me decía ese mensaje “ya puedo volverme”…


Publicar un comentario