20 jun. 2008

Señor invierno

Que frío que hace...

El otro día escuchaba en la radio a Sebastian Wainraich que decía que le gustaba más el invierno porque "el frío se combate, el calor no". ¿Estamos todos locos?

Es algo que no puedo entender. Veo a las personas caminar contentas por la calle a pesar de estar disfrazadas de cebolla, con capas y capas de ropa. Tapadas de tal forma que solo se ven los ojos y no pueden ni moverse. Me pongo a pensar cómo es que se puede disfrutar de eso. No puedo encontrarle la gracia al salir de mi casa extremadamente abrigado y con la sensación de que tengo como diez kilos de más.

Lo peor llega al momento de acostarse o darse un baño, no me vengan con eso de que esta lindo una ducha calentita antes de dormir o antes de salir. El trayecto cama-ducha es interminable y se hace todavía más doloroso cuando afuera hace menos de cinco grados, conviertiendo esos escasos seis metros en una verdadera desgracia.

Si al frío se le suma una lluvia finita como la de hoy es peor, y ni que hablar si llega a nevar de nuevo como el año pasado. Los pies se transforman en rocas, no hay medias ni zapatillas que abrigue como se debe. Eso en el verano no pasa, unas ojotas de moda o simplemente andar en pata soluciona el problema.

Y las enfermedades... El invierno trae resfríos, los resfríos traen mocos, los mocos obligan a estar limpiándose todo el día y esta limpieza lleva irremediablemente a una paspadura o enrojecimiento de la nariz y/o zona del bigote (o bozo para las niñas). Metros y metros de papel higiénico y miles de pañuelitos descartables son usados en invierno, con lo mal que le hace a la naturaleza la producción de papel...

Es muy lindo salir a caminar debajo de la lluvia sin paraguas y que esto no derive en una semana en la cama tomando tres antibióticos distintos para bajar la fiebre o el catarro. En el verano la ropa es más linda, más variada, más cómoda. Uno puede salir a solo con una remera. No me pueden negar que las noches de verano son las mejores para disfrutar una cerveza con amigos.

No me explayo más. Solo dejo la referencia de que el verano es sinónimo de vacaciones y de descanso. Por eso, me parece, me quedo con el verano, ¿Ustedes?

Publicar un comentario